El abrumador éxito de ‘Kagurabachi’: La Nueva Joya de Shueisha

El manga shonen del novato autor japonés Takeru Hokazono llamado Kagurabachi’ supero por completo las expectativas de la editorial Shueisha (encargada de su distribución digital y física).

A pesar de las críticas y memes, debido a su argumento genérico para el nicho, en poco tiempo el autor supo reinventar su obra y darle una vuelta interesante hasta el punto de ser una recomendación de otros autores ya consagrados como Tatsuki Fujimoto (‘Chainsaw Man’) y Gege Akutami (‘Jujutsu Kaisen’).

Y es que ‘Kagurabachi’ demostró ser un éxito tanto en su versión digital en la web Manga Plus by Shueisha donde se encuentra permanentemente en el TOP 10 de los mangas más leídos de Shueisha. Como en su versión física, donde hace escasos días lanzaron su primer volumen recopilatorio y al poco tiempo anunciaron que estaba agotado y se encontraban resolviendo cuestiones para programar una reimpresión debido a la gran demanda.

Pero, ¿de qué va Kagurabachi’?

Por si te lo perdiste, en ‘Kagurabachi’ creado por Takeru Hokazono, la historia sigue a Chihiro Rokuhira, un joven cuyo destino se entrelaza con la venganza y la magia. Hijo de un hábil herrero reconocido por forjar espadas únicas, Chihiro se embarca en una oscura búsqueda de revancha contra una banda de despiadados.

La trama se centra en la sed de venganza de Chihiro, impulsada por el trágico asesinato de su padre. Su única compañera en esta peligrosa misión es una espada mágica forjada por su progenitor, que otorga poderes extraordinarios.

¿’Kagurabachi’ podría convertirse en el próximo ‘Jujutsu Kaisen’ o ‘Chainsaw Man’?

Aunque hay una creciente comunidad que considera que el manga recientemente lanzado, ‘Kagurabachi’, podría ser el próximo fenómeno en la línea de obras destacadas de Shueisha como ‘ONE PIECE’, ‘Jujutsu Kaisen’ o ‘Chainsaw Man’, es esencial abordar esta perspectiva con cautela.

A pesar de su rápida popularidad y el evidente potencial narrativo, el autor, Takeru Hokazono, se enfrenta al desafío de demostrar su capacidad para mantener la calidad y el interés a lo largo del tiempo, algo fundamental para alcanzar el estatus de otras obras ya consolidadas.

En un universo donde mangas extremadamente populares como ‘DanDadan’ de Yukinobu Tatsu y ‘SAKAMOTO DAYS’ de Yuto Suzuki han logrado ganarse el reconocimiento del público a pulso a lo largo de varios años de publicación, es crucial reconocer que el camino hacia el estatus de obra maestra implica una constancia y calidad sostenida.

Estas obras han demostrado su valía no solo a través de su popularidad instantánea, sino también a través del esfuerzo continuo de sus creadores para ofrecer narrativas sólidas y personajes memorables.

Kagurabachi, aunque se encuentra en un momento de crecimiento, deberá enfrentarse al juicio del tiempo y a las expectativas cada vez mayores para consolidarse como un verdadero sucesor de los grandes del mundo del manga.

Scroll al inicio